3 motivos por los que ver el amanecer en Angkor wat

Esta mañana el despertador me ha sonado a las 4am. Sí, habéis leído bien. A las 4am. Ayer estuve mirando a qué hora salía el sol en Siem Reap. A las 6:05am. Así que para que no me pillara el toro quería estar en Angkor wat a las 5:30am. Había leído que ver el amanecer allí es espectacular, así que yo no pensaba perdérmelo.

Cuando he tenido que levantarme esta mañana ya ha sido otra historia. No me convencía mucho tener que ir hasta Angkor wat (desde mi hotel son 8 km) en plena noche y con mi bici. Más teniendo en cuenta la poca iluminación que hay en la ciudad y en la carretera que va a Angkor. Pero me he dicho: “¡a la merda! ¿Hemos o no hemos venido a jugar?”. Así que me he duchado rápidamente, he desayunado y a las 4:30 salía con mi bici del hotel.

Hacía un poco de frío para mi gusto (soy bastante friolera) y llevaba una linterna en la mano para los ratos donde apenas hubiera luz y para que el resto de bicis y coches me vieran. Mi bici lleva una pero como si no.

Nada más empezar a pedalear he notado el cansancio de mis piernas, pero sobre todo de mi trasero. Ayer tuve la grandísima idea de hacer el circuito grande en el parque y, tras calcularlo en Google Maps, hice 40 km aprox. en bici. A eso súmale el subir y bajar escaleras sin parar, caminar a pleno sol… en fin, que no estaba fresca como una rosa, pero ahí estábamos. He cogido marcha, me sentía como en plena contrareloj, y en 30 minutitos ya estaba en Angkor. La legión de tuk tuks, coches y munibuses que me acompañaban era importante. ¡Yo era la única en bicicleta!

Al llegar a Ankgor wat he aparcado la bici y me he ido corriendo a coger sitio viendo la cantidad de gente que había. Cómo no, ¡a veces ingenua de mi sigo creyendo que voy a estar sola en este tipo de sitios/situaciones! Tras comerme por el camino a los 3 millones de bichos que había a esas horas, he cogido sitio justo delante del templo y el lago, aunque ya estaba en 3a fila. Por suerte, las 2 primeras se habían sentado así que era casi como una 1a fila. Eran las 5:30am. A esperar.

No voy a describir cómo ha sido el amanecer porque os voy a poner unas fotitos del momento. Tras presenciarlo sólo puedo imaginarme cómo debe ser estar allí sola y no acompañada por cientos de turistas a tu alrededor con Angkor wat delante tuyo bañado por las primeras luces del sol. Mágico.

amanecer2
amanecer amanecer3 amanecer4 amanecer5 amanecer6

Y ahora diréis ¿pero dónde están los 3 motivos? Bueno, si la experiencia y las fotos no han sido suficientes, aquí tenéis 3 razones más para convenceros:

  1. Llegaréis tan temprano que, tras ver el amanecer, podréis visitar unos cuantos templos prácticamente solos. La legión de turistas llega sobre sobre las 9. Para entonces vosotros ya les habréis cogido mucha ventaja y, como digo, podréis visitar solos los templos importantes. Mucho mejor que si lo hacéis con tanta muchedumbre y coches rondando.
  2. Evitaréis el calor. A esas horas no sólo se está genial si no que también se está fresquito. En agosto creo que debe ser un alivio, la verdad.
  3. Acabaréis antes la jornada. Obvio pero importante. Podéis estar perfectamente a las 12-13pm de vuelta en el hotel. (Yo hoy ya lo estaba a las 11:30am, 7 horas después de haber salido). Tendréis más tiempo para descansar y disfrutar de la noche de Siem Reap, si se quiere.

 

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pingback: Y al 3er día tiró la bicicleta por la ventana - Viajando con un Casio azul()

  • https://buscandoalunicornio.wo

    Hola Ana!

    Te hicimos caso y fuimos a Angkor Wat atravesando la oscuridad para ver el amanecer y aún haríamos un segundo día en bici, que nos dejaría muertos. Pero valió mucho la pena hacer los recorridos a nuestro ritmo, rodeados de monos y gigantes árboles.

    Gracias por los consejos. Un saludo desde Ho Chi Minh,

    Borja