30 días después, Asia en volandas

—Are you traveling alone?
—Yes I am.
—Ohhh… how long?
—I don’t know. I don’t have to go back, I’m free.
—Ohhh… wow… I think I couldn’t do that.
—Why not? Everybody is so nice in Asia.
—Oh yes, thats true, we are very nice!! Hahahaha. But you are so young…
—Oh no, that usually happens to me but I’m not that young. I’m 30.
—What? Are you sure about your age? I think someone lied to you! You look like 16!!!!! Hahaha

Y así me recibían en el minibus que nos llevaría a Ho Chi Minh un grupo de señoras de Filipinas la mar de simpáticas. Entre risas y más risas. De repente me adoptaron y en el trayecto hasta la ciudad me ofrecieron un sinfín de frutas tropicales arrasaban en cada parada que hacía el bus comprando y comprando más cosas. Pero ya tenía suficiente con lo que yo me había comprado ni siquiera sé qué era pero estaba rico y una tableta entera de barquillo que me había regalado, porque sí, el señor que iba sentado a mi lado. ¡Quizá le daba pena que viajara sola! Jajaja.

 

snakeando

Snakeando cositas que no sabes qué son, preo son monas y encima están ricas.

 

Y es que si tenía pocas dudas antes de salir de viaje, ahora tengo muchas menos. Es taaaaaaaaaan ridículamente fácil viajar por aquí. Pero tanto. El sureste asiático está preparado por y para tontos. Para que no tengas que mover ni un dedo ni esforzare lo más mínimo. Sólo tienes que decir qué quieres hacer o dónde quieres ir. A partir de ahí toda una linea de conectores se unirán para cumplir tus deseos. Asia te llevará en volandas a donde quiera que quieras ir. Así de fácil y así de sencillo.

Otra de las habituales preguntas que me hacen es: ¿no tienes miedo? Jamás he sentido miedo en el tiempo que llevo aquí. No veo el motivo. Creo que aquí te puede pasar lo mismo que te puede pasar en tu ciudad. Puede que incluso menos. El turismo es tan importante que intentan cuidarlo al máximo así que solo tienes que ser coherente y tomar las mismas precauciones que tomas en tu ciudad. Ni más, ni menos. Lo máximo que me ha pasado hasta la fecha es que los hombres me miran mucho aunque hay que tener en cuenta que para ellos hacer eso no está mal. Así que si quieren mirar, miran. No sé si es porque voy sola, porque “soy” rubia o porque tengo los ojos azules, o por una mezcla de todo. Pero ¿qué más da? La gente por lo general es muy amable y siempre está dispuesta a ayudarte, si no es de manera altruista, lo es porque saben que podrán sacarse unas pelillas. ¡Tontos no son tampoco!

 

monjes

La famosa ribera de Phnom Penh.

 

Y si llega ese momento de soledad a mí aún no me ha pasado es facilísimo viajar acompañado. Por el camino te encuentras con muchísima gente que viaja como tú, algunos acompañados, otros solos, pero en seguida se hacen compañeros de ruta. Más si son españoles, ¡el idioma siempre tira! Yo misma, por casualidad y sin buscarlo, conocí en Battambang a Amanecer, una chica con la que pasaría 5 días. En Kep conocí a Remei y Teresa, dos catalanas con las que hice una excursión y pase buenos ratos hablando en el restaurante de nuestro guesthouse y también a unos cuantos extranjeros que, como las mujeres filipinas, han acabado interesándose por mí o viceversa. El mundo está lleno de viajeros, ¡de buenos viajeros!

 

amanecer

Una fotico que le cojo prestada a Amanecer. Hecha después de nuestra clase de cocina jemer :)

teresaremei

Aquí en Kep con Teresa, Remei y una pareja de alemanes muy majetes que estaban viajando por el mundo y que era la 4a vez que coincidían con Teresa y Remei por casualidad!!!

 

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Jordi

    La parte más difícil de todo viaje es decidirse a partir. El resto del camino viene dado como confabulado ;) Por cierto, qué es un gecko? Have fun!

    • http://www.viajandoconuncasioazul.com/ Ana María

      ¡La verdad es que sí, lo más difícil es tomar la decisión! Pues el gecko… tiene muchos nombres en realidad. Son esas lagartijas que aparecen en verano pegadas a las paredes ;P http://es.wikipedia.org/wiki/Gekkonidae