6 cosas que ya odio de mi viaje por el sureste asiático

No todo son flors i violes cuando viajas por el sureste asiático. Y más cuando se está por un largo periodo de tiempo. Hace días que lo pienso y empiezan a haber ciertas cosas que podríamos decir que ya odio con todas mis fuerzas. Aquí  el ranking:

 

1- “HELLO LADY, TUK TUK?”
Creo que al próximo que me diga esa frase o su variante “Hello lady, motorbike?” le voy a tirar la sandalia a la cara. Estoy absolutamente DESESPERADA de tener que repetir “No, thank you” cada 10 segundos durante todo el día. Desde que estoy en Asia, y sobre todo en Camboya (especialmente en Phnom Penh), el acoso de los tuktukeros y moteros es constante. No puedo dar 10 pasos sin que me hagan esa pregunta. Una y otra vez. Una y otra vez. Una y otra vez. La persecución es tal que no solo te lo preguntan al pasar por al lado, cuando caminas oyes pitidos lejanos y constantes y un “hello! hello!” que proviene de 3 CALLES MÁS ALLÁ. Son ellos. Son ellos preguntándote YA si necesitas un tuk tuk. Empieza a ser una verdadera tortura y lo digo muy en serio oir la misma frase 1 millón de veces al día. Empiezas de buena gana sonriendo, siendo educada y diciendo tu “No, thank you” y a medida que pasa el día acabas amargada y queriendo gritar “PLEASE, DON’T TALK TO ME!”. Estoy pensando seriamente en hacerme un cartelito que ponga “NO, I DON’T NEED ANY FUCKING TUKTUK OR MOTORBIKE, THANK YOU” y colgármelo al cuello. Cualquier cosa por no oir más esa pregunta. Por suerte Vietnam me está dando un respiro. ¡Ya no hay tuktuks!

 

2 – NO HAY SEMÁFOROS, NO HAY ACERAS, NO HAY PEATONES
Me encanta caminar. Y más si se trata de una ciudad que no conozco, creo que así se aprecia mejor cómo es. Asia, y de nuevo especialmente Camboya, no me está dejando caminar y el peor sitio, hasta ahora y con diferencia, ha sido Phnom Penh. No hay aceras en Phnom Penh (excepto la del paseo junto al río Mekong) y si las hay, están llenas de motos, coches, puestecillos o basura. Caminar se convierte en una carrera de obstáculos que acabarás perdiendo. No durarás ni 100 metros. Por eso hay tantas motos. Aquí nadie camina. Miro a mi alrededor mientras intento llegar a cualquier sitio y soy la única persona a la vista que va caminando. Deben pensar que estoy loca. Por eso no hay aceras o las tienen ocupadas. Les da igual, no las usan para caminar. Van en moto a todas partes. Deben ir incluso a mear con ella.

aceraacera2

 

3 – Y DIOS CREÓ AL MOSQUITO
Llevo mis pobres piernas y brazos hechas un cristo. No hay nada que hacer. Están llenas de picaduras y con heridas de haberme quitado la piel de tanto rascarme. Da igual que cuando te duchas y sales limpita y fresquita te sacrifiques y vuelvas a “ensuciarte” con tu perfume particular “Eâu de RELEC”, ese con el que dicen que los mosquitos no te picarán. ¡JÁ! Qué risa me da. En serio. Acabarán picándote. Deben haber evolucionado y ya les da igual lo que te pongas. Hoy mismo me han picado incluso por encima de los leggins. Yo ya me rindo.

relec

 

4 – AGUA FRÍA PARA TEMPLAR EL AMBIENTE
Qué bien sienta darse una ducha de agua fría tras una extenuante caminata de unas cuantas horas bajo el sol. Sí. Quizá sí. Cuando ya no mola tanto es cuando estás recién levantada a las 7 o a las 8 de la mañana. En Asia hay muchos lugares en los que no hay agua caliente. Es lo que hay. O agua fría o no te duchas. No me considero una quejica. He estado unas 2 semanas duchándome con agua fría sin rechistar. Pero hace unos días, cuando llegué a Phnom Penh descubrí que mi hotel volvía a tener agua caliente no la tenía desde Siem Reap y Dios… cómo lo echaba de menos.

 

5 – CONDENSACIÓN ON FIRE
Si alguien no entiende el concepto “condensación” que lo traigan a Asia por favor. Ese momentazo en el que te compras una botella de agua “fría” (jamás está fría) y se pone literalmente a chorrear hasta tal punto que te preguntas si la botella no está realmente rota. Aquéllo no es normal y no puede deberse solo a la condesación. ¡Hay más agua fuera que dentro! PUES SÍ. Aquí este cambio de la materia adquiere un nuevo nivel. Ahora mete dicha botella recién comprada en tu bolsa, cartera, bandolera… whatever y verás cómo queda: calada. Métela en una bolsa, y la bolsa en la mochila, da igual. Todo se mojará igual. Sólo te queda llevarla en la mano y mojarte tú. ¿Es una exageración? ¿Es una chorrada? Bueno, sí. Probadlo unas cuantas veces durante cada puñetero día. Veremos si no acabáis hasta los mismísimos de la condensación.

 

6 – AL FINAL DEL TODO, EXACTO
No falla. Y da igual que lleves una maleta o una mochila. Busques lo que busques SIEMPRE estará en el fondo. No hace falta que repitas ese mantra de “Por favor, por favor, que abra un poco la cremallera y esté al alcance de mi mano”. No. Nadie va a escucharte. ESE DIOS NO EXISTE. Prepárate para abrir bien toda la maleta y ponerte a rebuscar y rebuscar. A veces puede que ni siquiera encuentres lo que buscas pero no desesperes. Sigue, sigue, está ahí, ¡en el fondo!

 

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Paty

    Jajajjajajjaja me encanta como escribes! Por favor otro post mas de 5 cosas que me cagan.. Porque yo estoy atacada de risa! Todo es cierto!!!! Annoying…

    • http://www.viajandoconuncasioazul.com/ Ana María

      Jejeje, ¡me alegro de que te haya gustado! ¡Tranquila, habrá 2a parte! ;)

  • Mikel

    ¡Esta es mi Ana María! ¡Me parto! Aunque por ahí te vean como un dolar con patas que les comprará su paseo en tuktuk. O como la loca que anda. O como la virginal doncella de una novela de vampiros a la que chupar la sangre. O te vean como la intrépida viajera a la que no le importa la temperatura del agua. O la experta en condensación, ya sea de calderas o de botellines de agua. O la loca de la maleta… ¡Esta es mi Ana maría! La que dice las cosas por su nombre y luego se rie! Keep on going!

    • http://www.viajandoconuncasioazul.com/ Ana María

      Jajaja Mikel estás muy loco… ;)

  • Neme

    Yo para los mosquitos suelo comprar siempre repelente en el país de destino. Prueba a ver, en costa rica nos fue genial.

    • http://www.viajandoconuncasioazul.com/ Ana María

      Pues tendré que problarlo Neme porque con este no hay manera de evitarlos. Muchos viajeros ya están resignados como yo ¡hemos dejado de creer en los repelentes! Jejeje ;)