Change.org: Una oportunidad para Ho Chi Minh

¿Qué le pasa a la gente con Ho Chi Minh? ¿Por qué todo el mundo la valora tan poco? Cuando estaba planeando mi estancia allí entré en algunos foros y blogs para curiosear, no sabía cuánto quedarme en la ciudad. Me sorprendió ver cómo todo el mundo decía que la ciudad no merecía la pena, que había que dedicarle 1 día y adiós.

Muy poquitos la defendían como un lugar para estar más de 1 jornada. Pues bien, yo me uno a ellos después después de mi estancia de 2 días y medio. Diré más: me habría quedado 1 o 2 más, sin problemas. Es cierto que yo viajo con mucho tiempo y no es lo mismo pero, anyway, quiero romper una lanza a favor de esta ciudad y decir a todo aquél que esté indeciso que se quede al menos 2 días. Lo merece.

Ho Chi Minh es una ciudad relativamente “fácil” para el turista occidental. Es lo más parecido que he visto a Bangkok hasta la fecha Camboya es un mundo aparte. Tiene sus cositas occidentales como la torre Bitxeco, inaugurada en 2010 y desde donde tendréis las mejores vistas de la ciudad tiene 262m, o el edificio de correos. ¡La ciudad tiene incluso su catedral de Notre Dame! Y es que se nota que fue colonia francesa durante muchos años; y también tiene sus cositas asiáticas como el mercado de Ben Thanh o la pagado del emperador de Jade. Opciones no os van a faltar.

 

notredame

Notre-Dame.

palacioreunificación

Palacio de la reunificación. Interesante porque puedes conocer un poquito la historia más reciente del país.

museo

Museo de los vestigios de la guerra. Muy, muy, muy duro.

cityhall

Vietnam city hall

 

La rutilla típica más o menos que proponen hacer los que dicen que solo merece la pena estar 1 día en Ho Chi Minh es:

  • Palacio de la reunificación
  • Museo de los vestigios de la guerra
  • Basílica de Notre Dame
  • Oficina de Correos
  • Mercado Ben Thanh
  • Vietnam City Hall
  • Pagoda del emperador de Jade

Parecen muchas visitas pero está todo relativamente cerca y sí, se puede hacer en un día. De hecho yo lo hice y fui andando a todos los sitios. Si cogéis moto o taxi pues mucho más rápido. Pero, ¿dónde queda ver la esencia de la ciudad y disfrutar un poco de ella? Y por supuesto, ¿realmente creéis que Saigón ofrece solo estos 7 lugares?

Para empezar tenéis el barrio mochilero por excelencia, Pham Ngu Lao y sus alrededores no lejos de allí están todos los puntos de visita que he mencionado antes. Es genial darse una vueltecita tanto de día como de noche, el primer día me recordó mucho a la película Blade Runner. Es genial. Muy cerquita está el mercado Ben Thanh y la zona también es muy bonita de noche y está súper animada, como en toda ciudad asiática.

 

noche

Calle al ladito del mercado.

templohinduista

Templo hinduista de Mariammam. En Vietnam coexisten muchas religiones. La llamada “tam giao” (triple religión) formada por budismo, taoísmo y confucianismo; el catolicismo, caodaísmo e hinduísmo.

 

También tenéis el parque junto a Pham Ngu Lao, donde yo pasaba cada tarde un ratillo. Además de bonito, tras las jornadas laborales y de coles y demás se llena de gente, tanto jóvenes como mayores, practicando todo tipo de deportes. Desde bádminton o sepak takraw muy espectacular de ver para un occidental— hasta rondos, aerobic, música, artes marciales… ¡de todo! Es súper interesante y muy entretenido. A lo mejor hasta acabáis participando en algo. A mí me invitaron a un partidillo de bádminton y me daba risa a mí misma de lo mala que era jejeje.

Además de esto, otra zona interesante es el barrio chino, llamado Cholón, queda algo alejado de la zona mochilera pero en bus o taxi, por supuesto se llega fácil. Tiene unos cuantos templos que merecen la visita. Yo disfruté muchísimo porque por 1a vez empecé a ver las influencias chinas del país, no olvidemos que Vietnam estuvo bajo dominio chino durante casi 1000 años. Y eso se nota mucho. Después de ver tanta estupa en Tailandia y Camboya era genial empezar a ver cosas diferentes y totalmente nuevas.

 

templo-chino

Pagoda de Quan Âm.

incienso

En estas pagodas de influencia china se cuelga muchísimo incienso del techo. Es original ya que tiene forma de espiral y va quemándose lentamente.

incienso2

Más fotitos de la pagoda de Quan Âm.

dragon2

La influencia china es más que obvia.

dragon

Quan Âm.

luckybuda

Pagoda Quoc Tu.

 

Comer también es otra de las cosas a disfrutar en la ciudad. Con puestecillos callejeros donde comeréis por 4 chavos hasta restaurantes súper ricos que os costarán menos de 15€ una fortuna allí, pero bien si lo comparamos con precio europeo. La especialidad del país es el pho, una sopa de noodles que se come a todas horas. También tendréis cocinas de todo el mundo, no sólo vietnamita, y es genial, de verdad, poder elegir entre tanta variedad. Recuerdo que comí en un japonés que estaba riquísisimo y me costó unos 13€. Resultó ser el 2o mejor restaurante de la ciudad, según las opiniones de TripAdvisor. No está mal, ¿no? ¡Volvería hoy mismo!

 

japo

El plato tenía 10 piezas de niguiri (con 10 pescados diferentes) y 6 makis. Encima me pusieron sopa de miso y edamame gratis. ¡Menudo festival me di!

 

Tener que enfrentarte al loco tráfico de Saigón, la ciudad con más motos del mundo, es de locos pero acaba siendo incluso divertido y os lo llevaréis de recuerdo. Tranquilos, al contrario que en Camboya aquí ya hay aceras, pasos de cebra e incluso bastantes semáforos y yo la más feliz del mundo ¡viva Vientam!. Aún así, algún reto que otro os encontraréis al cruzar algunas calles y resulta emocionante a la par que “me van a matar… ¡malditos asiáticos kamikaze!”. Os aseguro que no lo olvidaréis.

Si queréis comprar, Saigón también es una buenísima oportunidad. Y además de todo esto, seguro que me dejo cosas en el tintero porque como os he contado ya, apenas estuve 2 días y medio. Tras haber dejado la ciudad hace días, tengo claro que volvería con los ojos cerrados así que no seáis tan así, dadle una oportunidad a Ho-Chi. La ciudad os recompensará.

 

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.