Conociendo a Mu y a Sapa

Llegamos a Sapa tras un viaje en bus desde Hanoi atravesando montañas llenas de terrazas de arroz. Yo no las tenía todas conmigo porque había oído que en Sapa hacía muchísimo frío y, tras todo el país congelada en vida, no estaba dispuesta a sufrirlo ¡ya había tenido bastante! Si no hubiera sido por Mamen y Paco me hubiera ido directa a Laos.

Nada más bajar del autobús nos abordaron unas señoras que querían alojarnos en sus respectivos hoteles. Mientras decidíamos si nos íbamos a este o aquél una chiquilla vestida en un traje autóctono se unió a nuestro grupo y nos fue siguiendo todo el camino cambiamos hasta 3 veces de hotel hasta que Mamen estuvo contenta jejeje :P. La chiquilla se llamaba Mu y hablaba bastante bien el inglés para haberlo aprendido por sí misma. Es lo que tiene vivir en un lugar como Sapa, si te espabilas y aprendes inglés puedes vivir bien del turismo.

mu

Mu estaba interesada en nosotros porque quería ofrecernos un trekking hasta su pueblito, en medio de las montañas. Estaba de suerte porque nosotros queríamos hacer algo así. Tras hablar con ella, aceptamos y quedamos para el día siguiente por la mañana. A las 10, nos dijo. Antes haría mucho frío para nosotros… ¡ja! ¡Qué gran novedad!

El trekking con Mu fue lo mejor que hicimos en Sapa y quedamos súper contentos con la experiencia. Salimos pronto al día siguiente y cogimos un caminito que en seguida nos llevó a través de las montañas que rodean la ciudad. El trekking fue de unas 4-5 horas hasta el poblado de Mu (Hâu Thào village). Al principio nos fuimos encontrando con otros turistas que llevaban a otras mujeres-guía pero tras un ratito ya no volvimos a cruzarnos con nadie más. Por el camino Mu nos contó curiosidades de todo tipo sobre ella y su día a día. Tenía 20 años y ya tenía un niño de unos meses. Su marido se encargaba de cuidar de él mientras ella se ocupaba de la economía familiar haciendo de guía a los turistas que llegaban a Sapa.

Vimos paisajes realmente preciosos con montañas verdes dibujadas en el horizonte. La niebla que iba y venía en apenas segundos mejoraba aún más la experiencia haciéndola un poco más mágica y misteriosa.

sapa_niebla1 sapa_niebla Sapa_nens0 sapa_niebla2 sapa_niebla4 Sapa_pacoymu

En el poblado de Mu no vimos a ni un solo turista. Tras darnos una vueltita por allí nos llevó a su casa. Entramos en el interior y estuvimos por allí mirando y cotilleando mientras Mu se dedicaba a sus tareas y el marido nos preparaba la comida. Creo que la comida que nos sirvió Mu fue una de las mejores que he comido en el viaje, estaba todo realmente riquísimo y había muchísima cantidad. Había un plato grande de arroz blanco hervido (cómo no), tortilla francesa con verduritas, dos sopa de fideos diferentes y tofu frito con salsa de tomate. Paco, Mamen y yo flipamos un poco viendo lo mucho que comía Mu. Se comió sin exagerar 4 o 5 boles de arroz y muchas más cosas… viendo lo pequeñita y delgada que era se notaba que lo quemaba todo yendo y viniendo de su poblado hasta Sapa, siempre andando. Yo no hacía más que preocuparme por sus pies ¡la mujer me llevaba sólo unas sandalias! ¡Unas sandalias de las de la playa! Con el frío que hacía por la mañana y por la noche y yendo por ahí con eso como si nada… La mare del tanu… están hechos de otra pasta, está claro.

sapa_niebla3Sapa_poblado Sapa_comidamu Sapa_nens sapa_moto

Cuando empezó a esconderse el sol quisimos volver a Sapa porque el frío ya empezaba a asomar la cabeza. En la ciudad por la noche hacía MUUUUUUUUUUUUCHO frío. Nosotros habíamos escogido volver en moto se podía hacer un “home-stay” en casa de Mu, es decir, dormir en su casa, pero con el frío que hacía hubiera sido un suicidio. Así que consiguieron 3 motos, en la mía íbamos el marido de Mu, yo y luego Mu y ale, todos a Sapa. Llegamos conduciendo por una carretera inundada de niebla. Apenas se veía a unos metros de distancia y yo iba una mica cagada siendo 3 en una moto. Como veis, llegué sana y salva.

Pagamos a Mu, le dimos las gracias y yo pernsonalmente le prometí que la recomendaría en mi blog como guía en Sapa. Si la experiencia no hubiera valido la pena ahora mismo no estaría escribiendo esto. Pero la valió, así que sin dudarlo os digo que si queréis hacer un trekking chulo y vivir una experiencia similar a la mía no dudéis en contactar con Mu. Aquí os dejo su Facebook y también su número de teléfono: +84 (0) 168 22 72. Me comentó que ella no tiene Internet la página se la hizo su cuñado o algún familiar por lo que lo mejor que podéis hacer es llamarla, lleva siempre el móvil encima y os responderá a día de hoy tiene un móvil antiguo así que nada de Whatsapp.

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.