De kapitanes y gatos

Al finalizar mi clase improvisada en la mezquita Kapitan Keling el guía me preguntó si ya había cenado. Le dije que no y me recomendó 2 sitios. Uno quedaba lejísimos pero el otro estaba a la vuelta de la esquina y, encima, era indio. Justo lo que estaba buscando: huir de los noodles y del arroz, ya había tenido bastante con 2 meses y medio comiéndolos a todas horas.

El restaurante en cuestión se llamaba KAPITAN y sólo os puedo decir que he comido ahí todos y cada uno de los días que me he quedado en Georgetown. Bueno vale, no todos. El primer día no lo conocía y fui a un chino muy popular en la ciudad que también estaba fetén, llamado Tek Sen. Es algo más carete pero merece una visita sin duda. Otro de los días también lo intenté con otro indio recomendado por la Lonely Planet llamado Hameediyah, por variar un poco. Probé un murtabak de verduras, muy rico también. Pero mi corazón ya estaba conquistado por el Kapitan, y el resto de los días a la hora de la comida, me daba un paseíllo hasta allí. No importaba la ruta que hubiera previsto o dónde estuviera, la comida tenía que ser en el Kapitan.

kapitan interiorkapitan

Pizza india en realidad era un naan de queso relleno de pollo tikka masala, el tandoori set, el naan de queso, el de cebolla, el arroz briyani… ¡riquísimo todo! Y si digo que está rico, yo que no soy muy fan de la comida india, es que lo estaba. Además baratísimo. Nunca pagué más de 3€ y comías bien. Son un poco baguetes los tíos… siempre te van a intentar colar algún tandoori set porque no quieren hacer el resto de cosas. Cuando pedía la pizza fue en 2 ocasiones tuve que insisitir y el camarero me ponía una cara como de “¿En serio nos vas a hacer prepararla? Pfffff…”. ¡Cómo si fuera tan difícil, si al final era más o menos siempre lo mismo! Jajaja. Y de hecho, uno de los días pedí un kebab de queso con pollo y lo que me pusieron fue 4 trozos de pollo y me hicieron pedir un naan con cebolla, extra. ¡Claro, no iba a comer sólo 4 trozos de pollo! Es decir, no les dio la gana de cocinármelo y me pusieron lo que quisieron ¡qué tios! Pero bueno, se lo perdono porque el resto de cosas estaban taaaaaan tremendas que… felicidad máxima.

tandoorisetkapitan

El tandoori set, básicamente pollo tikka masala, naan de queso y un par de salsas de las que no sé el nombre. La verde ni la tocaba, picaba a rabiar, la marroncita estaba muy rica, era como de garbanzos.

pizzakapitan

La “pizza india”. Again un naan de queso con pollo tikka masala en el interior. Lo mismo pero con diferente formato.

kebabkapitan

Esto debía ser el kebab de pollo con queso. Como véis, vuelve a ser lo mismo pero el pollo no es tikka masala jajaja. Aún así estaba delicioso.

lechekapitan

El primer día pedí leche de almendras para beber por si la comida picaba mucho (la leche, no el agua, es tu mejor amiga en esos casos). Bueno, pues la leche también picaba. ¡Increíble! Jajajaja.

murtabak

Este es el murtabak de verduras que comí en el otro restaurante indio, el Hameediyah. Una especialidad del sitio que también debéis probar.

 

Otro lugar que frecuenté algunas tardes fue el Purr-fect cat café. Desde hace años conocía este concepto de cafeterías con gatos que pensaba que sólo existían en Japón. PERO NO. En Georgetown también hay uno y la experiencia fue súper divertida. No os voy a mentir, es una cafetería careta si la comparas con otros precios pero me dio igual. Te están ofreciendo algo diferente por lo que está justificado. Además, tenía mono de gatos. Muuuuuucho mono. Así que estuve por allí en un par de ocasiones. Dentro del café había 4 gatillos. Unos dormían, cómo no. Otros andaban de aquí para allá, cotilleaban tu bebida, la tiraban si era preciso, curioseaban todo, jugaban, corrían, miraban por la ventana, se volvían a dormir… en fin, cosas de gatos que, a los que nos gustan los gatos, nos encantan.

purrfectcatcafe3

En el café venden unos pasteles muy ricos aunque no son los mejores que probé en la ciudad.

purrfectcatcafe2

Aquí dos gatitos a su plín, los otros dos andaban durmiendo.

purrfectcatcafe1

Acicalándose…

purrfectcatcafe

Y a dormir.

 

Reivindico ya mismo un Purr-fect cat café en Barcelona. Como diría Vivian (Julia Roberts) en “Pretty woman”… ¡ES LA LECHE!

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.