10 motivos por los que Malasia es tu mejor opción en Asia

Tras recorrer la mayoría de países del sureste asiático tengo bastante claro cuál es la opción ideal para un viajero que apenas tiene 2-3 semanas para ir hasta la otra punta del planeta: Malasia. ¿Por qué? Aquí tenéis los motivos:

1- Mi “pequeña” Malasia
Malasia es el país más pequeño de la zona si omitimos el territorio que ocupa en la isla de Borneo, claro, junto con Camboya y eso solo significa menos horas en buses, trenes, aviones… y más en lugares donde visitar y ver cositas. Creedme, en un viaje donde tendréis tan poquitos días eso es MUY importante. Malasia se puede visitar perfectamente en tres semanas sin prisas y ver un poquito de todo. De una punta del país a otra hay aprox. unas 8h y eso es NADA, comparado con otras distancias que deberéis recorrer en países como Vietnam, la famosa Tailandia o Indonesia.

Melaka5

Tiendecilla china de asadores de vapor, en Melaka.

JB_sultan

Palacio del Sultán en JB (Johor Barhu).

 

2- Visados con amor
Tras los líos patateros que sufrí con los visados de Camboya, Laos y Vietnam parece que Vietnam se ha puesto las pilas y actualmente extiende un visado on-arrival de 15 diítas, no está mal entre otros y cruces de fronteras donde te timan sí o sí, llegar a Malasia y que sin ni un “pero” y rápidamente te pongan un sello totalmente FREE para estar 3 meses en el país, de verdad, solo puedes derrochar amor y mas amor por el país.

 

3- El turismo de no-masas
Cierto es que yo visité Malasia durante el mes enero de este año y no es temporada alta para occidente pero anyway, tengo bastante claro que Malasia tiene muchísimo menos turismo que sus vecinos del norte. Desde luego a años luz de la masificada Tailandia o de Vietnam. No esperéis estar solos porque eso jamás va a ocurrir para eso, os tendríais que ir a Molucas (Indonesia), por ejemplo, pero desde luego os aseguro que os toparéis con mucho menos turismo que si escogéis visitar Tailandia. Eso de calle.

Georgetown1

Una calle en Georgetown, posiblemente la ciudad más visitada del país junto con KL.

 

4- A mí me da igual todas esas cosas, yo quiero playas paradisiacas y point
Malasia es uno de los países más completos de la zona. ¿Queréis playas paradisiacas? Las tendréis. En la costa oeste del país se encuentran las que dicen son algunas de las playas más bonitas del sureste asiático: son las famosas Pulau (islas) Perhentian. También tenéis otras opciones menos “famosetas” pero igual de bonitas como Pulau Kapas o Pulau Langkawi esta en la costa oeste y muy cerquita de Pulau Penang, otro de los puntos fuertes de Malasia. No puedo dar fe de lo preciosisísisisisismas que son porque a mí me pillo el monzón en esa costa y of course no fui pero conocí a muchos viajeros en otros países que me decían que las Perhentian eran lo más bonito que habían visto en su vida. Y tengo unos amigos de fiar que me recomendaron enormemente Pulau Kapas. Así que no hay error posible.

Una fotico de las Perhentian. Cortesía de Boomsbeat.com

 

5- Ya, pero yo quiero hiking, naturaleza, animalitos y tal
¿Os gusta el verde? ¿Eso de ver parques naturales, animalitos y tal? Ok, Malasia también lo tiene. En el corazón del país tenéis un parque Nacional llamado Taman Negara que está realmente bien. Podréis realizar cualquier tipo de actividad del rollito “me mola la naturaleza” y no os decepcionará. Tenéis jungla para dar y vender. También tenéis la opción de los Cameron Highlands, otro de los nombres que suenan con fuerza y que es un must precioso del país. Y si queréis experiencias inolvidables entonces sólo tenéis que iros a la selva virgen de Borneo a ver orangutanes :)

Teman Negara, cortesía de Culturacolectiva.com

Los Cameron Highlands, para ver plantaciones de té y mucho verde, cortesía de Google.

 

6- De cultura y otras cosas
Aquí viene el punto fuerte del país. Malasia es en mi opinión el país con mayor mezcla cultural del sureste asiático, junto con Indonesia. Es simplemente ESPECTACULAR. En Pulau Penang, una isla bastante enorme en el noroeste del país y de visita obligada, viviréis lo que es la mezcla cultural a un nivel que jamás imaginaríais. En una misma calle podréis encontrar una iglesia católica, un templo chino, uno budista, uno hinduista y una mezquita, entre otros. El país esta formado por muchas comunidades de ascendencia diferente: China, India, Oriente Medio, Europa, otros países del sureste asiático… De verdad, es increíble ver aquello. Y lo mejor de todo es que OK, tienen sus riñitas pero oye, se puede vivir siendo diferentes y dejando al vecino en paz. De repente viendo aquello uno piensa si en Europa somos taaaaaaan respetuosos y taaaaaaan progres. ¡Ja!

 

GT_templok

Templo Sikh en Georgetown (Penang).

Melaka2

Iglesia católica en Melaka.

KL_mezquita

Mezquita en KL

Melaka1

Dutch Square, en Melaka. Esta localidad pasó por manos portuguesas, holandesas y británicas… de ahí su gran influencia europea a nivel de arquitectura y religión.

Melaka6

Mezquita, también en Melaka.

 

7- ¡A comer!
Mi estancia en Malasia fue algo extraña. Tras 3 meses de viaje pase por una crisis grande y no quería visitar nada de nada de nada (sí, jajaja). Además de eso fui “adoptada” por varias familias malasias de ascendencia china que me llevaban de una casa a otra… Me pasaron muchas más cosas raras pero todo eso no consiguió que dejara de ver el potencial del país y que si hay otra palabra que lo define, junto con “mezcla cultural”, es COMIDA. En Malasia todo va sobre comer. Hay comida, comida y comida en cada esquina y a todas horas. Y encima ¡está riquísima! Fue allí donde me enamoré de la comida india en Penang, comí mil millones de cosas que no sabía ni qué eran en sus mercadillos nocturnos, tuve la grandísima de que las familias que menciono me llevaran a restaurantes locales donde todo estaba deliciosísimo y en fin… un placer total. Así que cuidadín a los que os guste comer, podéis poneros como vacas-burras en un abrir y cerrar de ojos.

Melaka4

Pastelillos rellenos de crema, en el mercadillo nocturno de Melaka.

JB_desayuno

Mi almuerzo en JB (Johor Barhu) donde estuve alojada con una familia malasia. ¡No paré de comer durante esos días!

GT_pastel

Pastel de zanahoria en Georgetown. Por allí hacen unos postres que te mueres.

 

8- Kuala Lumpur
No podía olvidarme de Kuala Lumpur, la ciudad más grande del país y su capital. Es de visita obligada solo por ver las Torres Petronas. Son alucinantes, uno no se hace a la idea de lo que son 88 pisos y 450m de altura hasta que lo tiene delante. ¡Además es que son preciosas las jodías! Sobre todo de noche. Un consejo: cuando las visitéis no subáis a su mirador donde os cobrarán un sinsentido y encima, no podréis verlas bien porque ¡estaréis en ellas! Subid a tomar algo a un bar llamado “Marini’s on 57”. Está justo en un edificio al lado de las torres. Las vistas de las torres y de la ciudad no las olvidaréis jamás.

KL_1

Edificio del sultaán Abdul Samad, en KL

KL_templos

Otro lugar imprescindible que suele visitarte cuando se está de paso por KL, las cuevas Batu. Preparáos a subir escaleras a 40 grados.

KL_anyonuevochino

Cuando visitamos KL nos tocó celebrar el año nuevo chino, todo un acontecimiento a lo largo y ancho de Asia.

 

9- Gente bonica
He de decir que Malasia fue junto con Indonesia y quizá Laos donde sentí que la gente me trataba mejor. No sé si es porque no están tan “intoxicados” por el momento turismo y querer vender-vender-vender-vender a cualquier precio, pero el acoso y derribo que se sufre en Tailandia o Camboya aquí no existió para mí. Obviamente que en muchos lugares viven del turismo pero no van a ir casi persiguiéndote por la calle para venderte algo o gritarte calculadora gritando “HOW MUCH?! HOW MUCH?! HOW MUCH?!” en cuando mires algo de su tiendecilla. Aquí te dejan ser, mirar, pasear y además me parecieron de lo más amables. Si pides ayuda te la dan y si no, te dejan tranquila. Desde luego esta es mi opinión subjetiva. Quizá otra persona tenga otra según la experiencia que vivió.

Melaka3

Abuelillo en su puestecillo de caña de azúcar, una de las mejores bebidas del sureste asiático.

 

10- Y de regalo: Singapur
Si planificáis bien vuestra ruta quizá os de tiempo a visitar a la vecina Singapur que, hasta su independencia, pertenecía a Malasia. ¡Ojo! Singapur es otro rollo totalmente diferente. Es un “Europa futurístico” en medio de Asia. Singapur despierta 2 sentimientos en sus visitantes: amor u odio. Yo me decliné enormemente hacia el primero. De hecho, la visité dos veces. Singapur para mí es simplemente genial. Cierto es que no necesitas más de 2-3 días para visitarla pero tiene lo mejor de Europa y Asia juntos ¡y mejorado! La gente educadísima, todo tipo de comida y más, centros comerciales para shopping, todo limpísimo, también tiene su China town y Little India y la zona de Marina Bay y Gardens by the Bay, por la noche, simplemente A-W-E-S-O-M-E.

 

AnaMGuiot

Me llamo Ana María Guiot. Tengo 30 años, suelen echarme 25 y, por mi forma de ser podría tener 20. Me gustan muchas cosas: el cine, instagramear todo lo que es bonico, leer, la música indie, las gafas de pasta, viajar, escribir y reírme. Reírme mucho.